El dolor en la cervical está presente en la rutina diaria de muchísimas personas por diversos motivos, incluso ya muchos médicos lo tratan como un padecimiento crónico porque no se logra remediar si la terapia no es constante y no se realiza un tratamiento con suficiente eficiencia, por ello nace la fisioterapia cervical, para dar alivio a este dolor.

No hay nada mejor que sentir alivio tras algún padecimiento, por eso en nuestra Clínica de Fisioterapia de Sevilla queremos que conozcas un poco mas a fondo sobre cómo tratar y mejorar está condición, para que puedas mejorar tu estilo de vida, haciéndolo mucho más llevadero para tu organismo.

¿Por qué surge este dolor en la cervical?

La espalda y nuestra columna son los que se llevan todas las consecuencias de factores como una mala postura o mantenerse mucho tiempo en lugares incómodos, por esto es que se da el dolor tan agudo en esta zona del cuerpo.

Hernias, mialgias, malas posturas, contracciones musculares… Todo esto influye y pueden ser las causas más comunes a nivel médico, pero el síntoma puede variar, por esto es tan importante que se haga un control médico al ver un cambio en la calidad postural del organismo.

¿Cómo aliviamos el dolor?

Existen algunas maneras de aliviar el dolor cervical, toma nota:

  • Usando frío o calor en la fisioterapia cervical, lo que suele ser efectivo en las primeras semanas de tratamiento. Primero con frío y luego un poco de calor en el área.
  • La toma de analgésicos de manera controlada por el médico tratante.
  • La base de la fisioterapia cervical es el realizar masajes fisioterapéuticos, pero estos deben ser con suficiente frecuencia para que hagan un efecto real.
  • Usar almohadas especiales para que el cuello (la zona más afectada) tenga descanso durante las horas de sueño, incluso puedes usar un soporte extra para que este en la posición adecuada.

¿Al hacer fisioterapia cervical es necesario cambiar las actividades?

Claro que con la implementación de la fisioterapia cervical debes hacer un pequeño cambio en tus hábitos para que el organismo responda ante los estímulos de la fisioterapia, es la única forma de tener una evolución y ver mejoría en el cuerpo.

Para ello, debes hacer una disminución en la actividad física para que baje la inflamación, no cargar peso bajo ninguna circunstancia y sobre todo evitar mover el cuello con brusquedad son los primeros pasos para que no haya daño más grave.

Prevención con la fisioterapia cervical

Hay cientos de cosas que podemos hacer, pero es extremadamente importante que tomemos conciencia de prevenir los malos hábitos para prevenir el dolor cervical. Muchas veces es causado por hacer actividades pesadas o por contracturas musculares, así que con las siguientes acciones podremos ver cambios:

  • Usar auriculares al recibir llamadas o escuchar audios, esto es parte de lo recomendado en la fisioterapia cervical.
  • Coloca los documentos o libros a la altura de tus ojos, así como permanecer estirando el cuello con suficiente constancia, cada hora si es posible.