Beneficios MÉTODO MCKENZIE

Si sufres de dolores en la espalda, el método McKenzie te ayudará a aliviarlo y tu fisioterapeuta podrá crearte una rutina personalizada de ejercicios para realizarlos en casa cada vez que comience de nuevo el dolor.

Qué es el método Mckenzie

Este método de diagnóstico y terapia mecánica está basado en realizar una exploración detallada del paciente con una serie de movimientos repetidos que, según la respuesta obtenida, nos indicarán que fuerzas mecánicas nos ayudarán a reducir el problema.

El método McKenzie es una terapia para aliviar el dolor de cuello y de espalda. Por ejemplo, si el fisioterapeuta diagnostica una lesión permanente en una vértebra, con la aplicación de ejercicios mecánicos de forma rutinaria logrará que disminuya el dolor.

Origen

El método mckenzie fue desarrollado en el año 1956 por un fisioterapeuta neozelandés llamado Robin Mckenzie en Wellington, Nueva Zelanda. En la actualidad es uno de los más utilizados y reconocido en todo el mundo. Ya que se basa en un sistema de valoración y tratamiento de los problemas mecánicos no específicos, que se ha demostrado ser válido a día de hoy.

Robin Mckenzie estableció tres síndromes mecánicos en los que catalogar el dolor del paciente y así aplicar el método adecuado.

  1. Derrangement Syndrom (Síndrome de desarreglo).
  2. Dysfunction Syndrom (Síndrome de disfunción).
  3. Postural Syndrom (Síndrome postural).

Tras conocer las causas del dolor, se realiza plan de ejercicios muy sencillos y fáciles de hacer. Que primero se harán con el fisioterapeuta y luego seguirá el paciente realizándolos por su cuenta para seguir mejorando.

¿En qué consiste el método McKenzie?

Consiste en una serie de posturas y movimientos que ayudan a aliviar el dolor y restaurar el movimiento de la columna vertebral, teniendo como fin corregir la hiperlordosis lumbar y aliviar la lumbalgia provocada en base a ejercicios de extensión.

El método comienza cuando el fisioterapeuta experto realiza una historia detallada sobre los síntomas y el comportamiento que presenta. Para logar averiguar si están relacionados o no con las posturas o movimientos que realiza el paciente en su rutina diaria.

Luego el fisioterapeuta le pedirá al paciente que haga determinados movimientos varias veces y mantenidas, para evaluar la respuesta y la movilidad que tiene.

Realizar esos movimientos repetidos y observar cómo cambian los síntomas hará que el fisioterapeuta tenga la información necesaria para llegar a una conclusión, diagnosticar la enfermedad y diseñar un tratamiento adecuado.

En nuestra Clínica de fisioterapia de Sevilla te enseñamos que tratamiento y ejercicios necesitas para aliviar tu lesión.

¡No dudes en consultarnos!