Es normal que después de una lesión u operación quirúrgica en la rodilla se realicen actividades físicas que permita la movilidad evitando así la rigidez en la misma.

La rodilla es una articulación que soporta mayormente el peso corporal de nuestro cuerpo y es por ello que necesita un mayor cuidado y atención al momento de sufrir una lesión.

Ejercicios de rehabilitación de rodilla

Puede ser un proceso largo para el cual es necesario hacer una rehabilitación de rodilla diaria, que cuenten con actividades físicas necesarias para ayudar al ligamento y articulación de la rodilla a recuperar su elasticidad y movimiento y fortalecer el musculo que lo rodea.

Los ejercicios que podemos realizar para la rehabilitación de rodilla se dividen en dos tipos: En ejercicios de fortalecimiento y ejercicios de movimiento y ambos se componen de la siguiente manera.

Ejercicios de fortalecimiento

Son ejercicios que ayudan a fortalecer y aumentar la musculatura de los tendones. En ejercicios de fortalecimiento para rehabilitación de rodilla tenemos los estiramientos que se realizan:

  • Acostado en una cama o superficie plana se estira la pierna hasta elevarla de forma recta y se trata de llevar la punta del pie lo más que se pueda al frente.
  • En la misma posición de acostado, flexionar la pierna de arriba hacia abajo sin necesidad de arquear la espalda y elevando la cadera.
  • Para sentadillas: Se debe apoyar la espalda contra la pared y se procede a flexionar las rodillas en un ángulo de 90 grados, hacia abajo, como si se fuera a sentar en una silla o bien se puede sentar en una silla y con las rodillas flexionadas tratar de subir la pierna lo más que se pueda hasta el final.

Ejercicios de movimiento

Son los que ayudan a recuperar la flexibilidad de las articulaciones y permite que tanto el hueso como los tendones se adapten nuevamente al movimiento. Los ejercicios de rehabilitación de rodilla son muy importantes y se realizan de la siguiente forma:

  • Extensión: Acostado en una superficie plana se rodea el tobillo con una cinta de ejercicio y empieza a halar hacia abajo, de modo que el musculo de los tendones se estiren.
  • Flexión: Se debe doblar la rodilla en estos ejercicios ya sea acostado o sentado, de modo que llevemos la rodilla a su máximo extensión.
  • Rotación: Un ejercicio simple es rotar la pierna suspendida (sin tocar el piso) de un lado a otro en forma circular.

O también puedes acudir a una Clínica de Fisioterapia en Sevilla para realizar los ejercicios de manera correcta y hacer el proceso más corto y menos tedioso.