La kinesioterapia es una de las técnicas más de moda de la fisioterapia y el tratamiento más importante dentro de las terapias de rehabilitación. Pero ¿en qué consiste este tratamiento? En este artículo nuestra Clínica de Fisioterapia Sevilla quiere explicarte en que consiste y que beneficios nos aporta.

Qué es la Kinesioterapia

Es un método terapéutico que busca la mejoría a través del movimiento y así acortar el tiempo de recuperación, complementando a la fisioterapia (ultrasonido, electroterapia, láser…). También conocida por los términos cinesiterapia, kinesiterapia o quinesiterapia.

Objetivos de la Kinesioterapia

Los objetivos de la kinesioterapia son aliviar el dolor, la relajación mental, la tonificación de la musculatura y recuperar función articular y muscular, mediante diferentes técnicas fisioterapéuticas.

En personas que deben permanecer un largo periodo de tiempo en cama la kinesioterapia les ayuda a prevenir trombosis venosas y otras complicaciones. En patologías neurológicas o ataques cerebrales se puede utilizar para mejorar el equilibrio o enseñar nuevamente a caminar.

Otro de sus objetivos es prevenir y tratar enfermedades respiratorias como casos de neumonía o asma bronquial.

Tipos de Kinesioterapia

Podemos clasificar este tratamiento según el momento en el que se realice:

  • Kinesioterapia preventiva, para evitar lesiones o problemas antes de que aparezcan.
  • Kinesioterapia curativa, cuando el tratamiento es de una lesión o enfermedad.

Otra clasificación sería según la actitud del paciente con respecto al tratamiento:

  • Activa: Es aquella que se realiza cuando el paciente es el que ejecuta los movimientos. También puede ser asistida, cuando el movimiento se realiza con ayuda; libre o resistida, cuando el movimiento se realiza contra una resistencia. En este caso son muy útiles las bandas elásticas.
  • Pasiva: Cuando el paciente no realiza los movimientos de manera voluntaria. Se realiza a nivel articular, a través de torsiones, flexiones , presiones y tracciones realizadas por un profesional.

Métodos de aplicación de la Kinesioterapia

Existen tres métodos diferentes de aplicación de la kinesioterapia:

  • La kinesioterapia relajada mantiene recorridos articulares, limitándose al campo fisiológico o patológico del paciente.
  • En la kinesioterapia forzada el movimiento se realiza más allá del recorrido articular, durante un tiempo determinado.
  • Y la kinesioterapia autopasiva, en donde el paciente va a provocar la fuerza extrema en aquellos segmentos corporales, que le son accesibles.

Beneficios de la kinesioterapia

La kinesioterapia provoca una estimulación sobre el sistema nervioso que beneficia al organismo de varias formas:

  • Aumenta la elasticidad y extensibilidad en el músculo.
  • Previene el desgaste articular: Mejora la lubricación del cartílago reduciendo el rozamiento en la articulación.
  • Mejora y recupera la movilidad, como en inmovilizaciones faciales por cicatrices o antiguas heridas.
  • Mejora el sistema circulatorio y la oxigenación.

Contraindicaciones de la Kinesioterapia

Deben atenerse de realizar este tratamiento personas que padezcan:

  • Infecciones agudas o inflamaciones como hemopatías graves.
  • Osteítis.
  • Cardiopatías descompensadas.
  • Cáncer.
  • Embarazadas.
  • Personas que hayan sufrido fracturas recientemente.