¿Sufres de dolores en la espalda? Cada vez prestamos menos atención a nuestra postura y no mantenemos la espalda en la postura correcta, por lo que esto nos supone múltiples dolores en ella. Hoy nuestra clínica de Fisioterapia Sevilla os cuenta el principal problema que nos provoca estos dolores.

Qué son los hombros caídos

Uno de los problemas del que más sufrimos y nos crea estos dolores es el síndrome de hombros caídos o también conocida como chepa o joroba. Se trata del aumento de curvatura dorsal y la retracción de algunos músculos de la espalda, provocando que los hombros se adelanten. 

Causas

Este síndrome se debe a la vida sedentaria y el uso constante de móviles, ordenadores y otros elementos tecnológicos, donde no mantenemos la postura correcta causando el adelanto de hombros y de ahí el resto de problemas y cambios en la espalda y músculos.

Cómo corregir los hombros caídos

Una de las cosas fundamentales es fortalecer los músculos de la espalda para poder corregir la postura y los hombros vuelvan a su sitio. En el trabajo haz un descanso cada 2 horas de 5 minutos para realizar estos ejercicios.

  1. Rotación externa de hombros: Mantén los hombros hacia atrás. Haz 5 repeticiones durante 30 segundos cada uno.
  2. Rotación externa de hombros con el trabajo de escapular: Echa los hombros hacia atrás hasta juntar los omóplatos todo lo posible. Haz 5 repeticiones de 40 segundos cada una.
  3. Fortalecimiento de espalda: Este ejercicio deberás realizarlo en casa ya que necesitas tumbarte en el suelo. Cuando estés tumbado en la esterilla, estira los brazos por encima de la cabeza. Y procedemos a realizar el ejercicio de levantar un brazo y la pierna contraria a la vez e ir alternando. Haz 3 series de 10 repeticiones.
  4. Estiramiento de espalda: Mientras estás tumbado en la esterilla estira la rodilla hasta llevarla al pecho. Mantén 10 segundos con cada pierna y hazlo por lo menos 3 veces. Para esto os recomendamos usar una tabla de inversión.
  5. Estiramiento pectoral: los músculos de los pectorales tienen una gran importancia con la postura de los hombros. Por eso, es aconsejable realizar este ejercicio. Ponte contra la pared de espaldas y de pie. Ahora levantamos el brazo, dejándolo flexionado el codo, de manera que quede a la misma altura que nuestro hombro y forme un ángulo de 45 grados e intenta hacer fuerza con el brazo como si quisieras empujar la pared.