Cualquiera de nosotros podemos sufrir un esguince en algún momento de nuestra vida. Y como sabes es bastante molesto porque te entorpece e interrumpe tu rutina diaria. Pero tranquilo, si sigues unos pequeños consejos que te damos a continuación, podrás curarte en pocas semanas.

Curar un esguince de tobillo fácilmente en casa

El esguince de tobillo no es una patología crónica, pero es muy molesto y doloroso para quien lo padece. Tratarlo en casa no es complicado y no necesariamente hay que recurrir a fármacos.

  1. Permanecer en reposo: Si se ha experimentado dolor en la zona del tobillo, lo más conveniente es estar en reposo y no realizar actividades que requieran de movimiento de pies. No es bueno forzar el pie caminando y dependiendo de la gravedad de la torcedura, se puede requerir una muleta para caminar.
  2. Aplica hielo o compresas frías: Es importante aplicar frío para reducir la inflamación. Coloca unos cubitos de hielo en una bolsa y aplícala sobre la lesión durante 15 o 20 minutos cada 2 horas o utiliza una compresa de gel envuelta en un paño. Repite este paso durante 2 o 3 días hasta que vaya reduciendo el dolor. También puedes aplicarte una pomada mentolada para que te dé el efecto frío.
  3. Si es leve: en caso de que no haya apenas inflamación en el tobillo bastará con una tobillera para que se mantenga inmovilizada parcialmente.
  4. Si es grave: Suele inmovilizarse por completo. Dependiendo de la gravedad puedes acudir a un fisioterapeuta para rehabilitar el tobillo. Tu médico decidirá si es necesaria la fisioterapia o no.

Determinar la gravedad del esguince

Los esguinces se clasifican en distintos grados según su gravedad:

  • Primer grado: los ligamentos se deforman, pero sin llegar a romperse.
  • Segundo grado: se sufre una rotura parcial de varios ligamentos.
  • Tercer grado: la rotura de ligamentos es completa.

Es importante acudir a un especialista para determinar la gravedad del caso y mandar el tratamiento adecuado. Ya que si no curamos bien el esguince puede cronificarse y aparecer constantemente con el mínimo mal gesto del tobillo.