Lesionarse el Tendón de Aquiles puede ser muy doloroso además de dificultar el simple hecho de caminar. Por ello, nuestra Clínica de Fisioterapia Sevilla te recomienda unos ejercicios para estirar y evitar lesionar el Tendón de Aquiles. ¡Toma nota!

Qué es el tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles es una banda de tejido que va a través de la parte posterior de la pantorrilla hasta enlazarse con el hueso del talón. El esfuerzo físico ejerce mucha presión sobre este y como no recibe tanta sangre como otros músculos, es más vulnerable a las lesiones. Por ello es recomendable ejer0citarlo para estimular la circulación.

5 ejercicios recomendados para estirar el tendón de Aquiles

Estos 5 ejercicios ayudarán a estirar el tendón y preservarlo de las lesiones al momento de practicar ciclismo.

Estiramiento del tendón de Aquiles con un pie levantado

Párate erguido y coloca los dedos de un pie contra un escalón o un mueble alto. Flexiona la rodilla inclinándote hacia los dedos del pie. Controla la intensidad del estiramiento relajando los músculos de la pantorrilla y presionando el talón hacia el suelo.

Estiramiento del talón de Aquiles sobre un talón atrasado

Párate y da un paso largo hacia atrás. Dobla la rodilla atrasada y presiona el suelo con el talón. Los dedos deben apuntar hacia delante y no a los lados, ya que esto puede provocar que el estiramiento cause una tensión desigual en los gemelos.

Estiramiento del tendón de Aquiles sobre un talón atrasado, con las manos en la pared

Ponte de pie apoyado a una pared y con un pie detrás del otro. Una vez que tus pies miren hacia delante y tu talón esté en el suelo, dobla la rodilla atrasada e inclínate hacia la pared. Baja el cuerpo para regular la intensidad.

Estiramiento del tendón de Aquiles con las rodillas flexionadas

Siéntate con las piernas hacia delante y dobla ambas rodillas. Agarra los dedos de los pies y hálalos hacia las rodillas. Empuja los talones hacia delante y tira de los pies hacia atrás para regular la intensidad.

Estiramiento del talón de Aquiles agachado

Párate erguido con los pies alineados con los hombros. Dobla las rodillas y ve agachándote hasta quedar en cuclillas. Apóyate a algo para mantener el equilibrio y asegúrate de que tus pies apunten hacia delante.