Cuando se tiene una curva muy exagerada en la zona alta de la espalda o como coloquialmente se le llama joroba, estamos ante una cifosis.

Este redondeo excesivo puede generar muchas molestias y dolencias y hasta generar problemas en el futuro.

Esta se puede generar por problemas en la columna, bien sea porque padeces de osteoporosis, tengas alguna deformidad ósea o algún tipo de enfermedad degenerativa.

A pesar que puede tener un origen genético, la cifosis mayormente se forma por permanecer en malas posiciones.

El sentado en mala posición, permanecer mucho tiempo manejando el coche y por estar agachado frente al ordenador, son una de las posiciones que más afectan a la columna.

Al leer esto, seguro te estás colocando en una correcta posición, esto es lo mejor que puedes hacer ahora y siempre por tu propio bienestar.

Aquí puedes encontrar ejercicios para evitar la cifosis y así evitar estos molestos dolores en la columna o espalda. ¿Comenzamos?

Ejercicios para evitar la cifosis

Dependiendo del origen de la cifosis va a necesitar un tratamiento u otro. En el caso que se padezca de esta afección por causas estructurales o genéticas, sólo con atención médica especializada se puede tratar para que el paciente se pueda recuperar o brindarle una mejor calidad de vida.

Si el origen de este padecimiento es por la mala postura, se puede corregir con ayuda de ejercicios. Estos son muy sencillos de hacer y no necesitas de elementos o maquinarias costosos o que sean muy grandes.

Los puedes realizar en la comodidad de tu casa y te ocupan muy pocos minutos de tu tiempo para hacerlos. Esta serie de ejercicios que te muestro a continuación te ayudarán a fortalecer tu espalda, abrir el pecho y así decirle adiós a la cifosis.

Postura Vaca – Gato

Debes colocarte las manos y las rodillas en el suelo, asegurando que tus manos estén debajo de los hombros y las rodillas debajo de tu cadera. Además, la espalda debe estar paralela al suelo.

Arquea tu espalda subiendo esta lo que más puedas de tal forma que formes una “C” de manera cóncava, esta es la posición del gato. Luego, baja la espalda y levanta tus hombros y trasero formando una “C” de manera convexa, esta es la posición de la vaca.

Sostén cada posición durante 5 segundos y repite cada movimiento por 30 segundos o más. Cuando hagas la posición de la vaca respira y cuando pases a la posición del gato exhala.

Resultado de imagen de postura vaca

Postura de la Langosta

Acuéstate boca abajo y entrelaza los dedos de tus manos por detrás de la espalda. Manteniendo tus piernas juntas, respira y alza el torso superior y las piernas lo más alto que puedas.

Después exhala y poco a poco baja hasta quedar nuevamente acostado. Mantén esta posición durante cinco respiraciones suaves y puedes hacer este ejercicio cada vez que sientas que estás en una mala postura.

Resultado de imagen de postura langosta

Estirar la caja torácica

Este ejercicio necesitarás un palo, incluso te puede ayudar el palo de la escoba o fregona. Tan solo deberás colocar detrás de la espalda este implemento y mantenerte así hasta que sientas que puedes mantener la postura sin ayuda del palo.

Este ejercicio te ayuda a unir las escápulas que son los huesos de la espalda, ayudándote a mantener los hombros hacia atrás. SI tienes que permanecer mucho tiempo sentado, te recomiendo hacerlo cada hora y así evitarás que aparezca la cifosis.

Resultado de imagen de estirar caja torácica

Extensión con posición en Y

Para este ejercicio es necesario tumbarse en el suelo boca abajo, después comienza a estirar los brazos sobre la cabeza.

Utiliza la zona de abajo de la espalda para poder levantar las piernas y los brazos del suelo, tienes que sentir una sensación de tener los omoplatos juntos en la espalda cuando realizas el movimiento.

Repite este ejercicio 10 veces durante unos minutos.

Imagen relacionada

En conclusión, repite estos ejercicios con regularidad todos los días, de este modo, tu espalda irá acostumbrándose a una correcta posición para poder eliminar por completo los continuos dolores que sufres a diario. ¡Comprueba los resultados!

Para complementar estos ejercicios, siempre es recomendable acudir a un fisioterapeuta. Visita este enlace y te contamos más información