Una de las principales causas que nos puede provocar dolor en la mandíbula es el llamado bruxismo.

Qué es el Bruxismo

El bruxismo es la manía de rechinar los dientes involuntariamente. Suele afectar principalmente a las personas jóvenes. Pero puede desaparecer espontáneamente en cualquier etapa de la vida.

Afecta entre un 10% y un 20% de la población. Sin un tratamiento temprano puede traer como consecuencia dolores de cabeza, mandíbula, cuello y oído, y en casos más crónicos, el desgaste de los dientes.

Causas del Bruxismo

Una de las causas más comunes del bruxismo es el estrés, así como la ansiedad. Cuando la persona padece de trastornos de ansiedad y nervios, es muy común que adquiera el hábito de rechinar los dientes. También algunos estudios han incluido factores genéticos y lo han asociado con alergias.

Signos y síntomas del Bruxismo

El bruxismo puede pasar desapercibido en el que lo padece. Sin embargo, las personas que están a su alrededor pueden percibir el rechinamiento de los dientes.

Algunos de los síntomas que nos encontramos son:

  • Dolor mandibular y de oído.
  • Problemas en la articulación de la mandíbula.
  • Dolor de cabeza.
  • Ansiedad.
  • Tensión.
  • Sensibilidad dental al frío, al calor y a los alimentos dulces.
  • Insomnio.

Los dolores provocados por la presión de los dientes también pueden servir de alerta para saber que sufrimos bruxismo. Es importante acudir a un odontólogo para iniciar el tratamiento y evitar posibles complicaciones, como el desgaste del esmalte y la dentina e incluso la pérdida de los dientes.

Tratamiento del Bruxismo

Para iniciar con el tratamiento del bruxismo lo primero es determinar la causa del problema, ya sea estrés o ansiedad. El dentista determinará el tratamiento de acuerdo a la causa y posiblemente recomiende una guarda dental. Esta deberá ser fabricada por el dentista.

Sin embargo, esto no implica una cura definitiva para el bruxismo. Solamente tiene el fin de proteger los dientes superiores para evitar que rechinen sobre los inferiores y prevenir su desgaste.

Si la causa es el estrés, lo más recomendable es acudir con un especialista y llevar una vida relajada. Es conveniente realizar actividades que relajen la mente, como leer, caminar, oír música.

Si el problema suele afectar durante el sueño, es recomendable beber una infusión relajante que ayude a tener un sueño reparador. En caso de presentar dolor muscular, puede acudir a fisioterapias como nuestra Clínica de Fisioterapia en Sevilla. También se puede recurrir a los analgésicos. Lo más importante es evitar el estrés y hacer terapias de relajación.